Brujas, magos, pociones! Los misterios de la Vall d’en Bas

Pronóstico de lluvias? No hay problema para una familia intrépida. A veces, la meteorología no acompaña pero, si no la desafiamos y nos adaptamos, nos puede dar sorpresas. Gracias a una primavera pasada por agua, hemos descubierto la Vall d’en Bas con sol, niebla, lluvias y arcos iris. Una parte de la Garrotxa aún por descubrir para nosotros. Llegamos en el Albergue Vall d’en Bas y nos recibe una bruja gigante, preludio de la temática que nos envolverá los próximos dos días. Misterios, pociones y lugares encantados. La bruja toma vida y nos regala unas cuantas risas a los grandes y algunas caras de espanto a los pequeños, ya se sabe, el amor-odio con los gigantes.

alberg-vall-den-bas

El sábado las nubes nos dan una tregua y aprovechamos para visitar el pueblo de al lado del albergue, a través de la vía verde, Sant Esteve d’en Bas. Un rato de parque, el descubrimiento de una pequeña vía del tren, un balcón inesperado en la Vall d’en Bas, un fuente de agua y de juegos … Un paseo que también nos sirve para conocernos con el resto de familias intrépidas.

sant-esteve-den-bas

vall-den-bas

Volvemos al albergue, donde nos esperan para explicarnos cómo preparar una poción mágica. Tan mágica hasta donde la imaginación de cada niño llegue. Hierbas aromáticas, un pergamino donde anotar los ingredientes, una botella de tapón de corcho y un rato compartido entre grandes y pequeños escribiendo, ideando y oliendo. El mejor gesto? Que una vez llenada la botellita, el giro inesperado, hay que regalar la poción a otra familia. Sin desvelar el ingrediente secreto y deseando que la posesión del brebaje, que no el brebaje en sí, consiga cumplir los sueños que hay envasado los pequeños: ser invisible, volar, ser una mariposa …

activitats-nens-garrotxa

Acabamos las pociones y, haciendo caso omiso a la magia de los niños, la lluvia hace acto de presencia. Nuestra visita con el tren Tricu-Tricu por la Vall d’en Bas queda suspendida pero no lo que tenía que ser nuestro anfitrión, nada menos que el alcalde de la Vall d’en Bas, Lluís Amat. Él es el que nos cuenta las dimensiones de la Vall, formada por siete pueblos con una población aproximada de 3.000 personas. De sus ganas de dar a conocer el patrimonio y la belleza del lugar.

els hostalets

Mientras nos sitúa, mapa en mano, parece que amanece, unas cuantas llamadas con los contactos del alcalde han hecho milagros! A las familias intrépidas no las detienen cuatro nubes hoscos. Cambiamos el Tricu-Tricu por nuestros coches … Tendremos que volver para dar una vuelta con este vehículo para que el paisaje nos deja sin palabras.  La primera parada es el pueblo de Hostalets. Balcones de madera, puertas que se abren a medias y vecinos que saludan y miran el cielo. Aunque la llovizna no se detiene, el paseo es muy agradable y la explanada del pueblo de la entrada ya les ha permitido saltar todo de charcos que nos ha regalado este pequeño temporal. Un poco de coca nos llena la barriga y nos permite descubrir las calles medio dormidos y desérticos. Se trata de un pequeño pueblo con un encanto especial y un entorno que alimenta la vista! Nuestra visita coincide con Sant Jordi, nos faltan manos para coger las rosas, pero combinadas con un par de fuets todavía las hace más especiales!

els-hostelets-vall-den-bas

Luego, continuamos hacia una zona llamada Els Pins, muy cerca de Sant Privat d’en Bas. Un lugar donde el rojo, el verde y el marrón se confunden y nos permiten adentrarnos hacia el bosque. Un disfrute para los sentidos. El alcalde nos cuenta que durante la temporada de verano, la zona de barbacoa abre con un pequeño bar donde ofrecen todo lo necesario para hacer la brasa y complementarla con bebidas y aperitivos. Los pequeños saltan por todas partes, se inventan cabañas, crean lianas … se integran en el ambiente sin que parezca que la mayoría pasan buena parte de la semana en ciudad.

la-vall-den-bas

La ruta no termina aquí y seguimos descubriendo el pequeño pueblo de San Privat. Y de allí, una nueva llamada! Nos esperan en el Mas de la Coromina porque toca ordeñar las vacas! (Os hablaremos con más profundidad en otro post).

La juerga no termina después de cenar… todavía quedan más sorpresas! Volvemos a calzarnos botas de agua y un brujo nos guía por dentro y fuera de la casa para conseguir una nueva poción. De allí salen unas piedras mágicas que aún conservamos como un tesoro….

activitat_nens_garrotxa

Y al día siguiente, ya no queda rastro de la lluvia y los colores de la Vall d’en Bas vuelven a cambiar. El pueblo del Mallol nos espera con pistas escondidas … en códigos QR! Este juego lo disfrutan mucho más los más grandes, que se manejan leyendo códigos mejor que los padres los mapas. Otra vez sin embargo, los pequeños intrépidos se sienten acogidos por el grupo y el domingo nos regala como los mayores se adaptan al ritmo de los más pequeños, embelesados por los grandes héroes que les dan la mano.

vall-bas-mallol

Os hemos dicho ya que somos fans de la iniciativa Familia Intrépida? Puede descubrir las otras experiencias de las familias que nos acompañaron como Petits Viatgers, Familias en Ruta, Viajares, y Mareta Meva en representación de Mammaproof Barcelona.

Queréis ver un resumen en formato video?

Esta entrada fue publicada en Fotografías, Salidas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>