Con los niños a partir del 6-7 meses de vida os proponemos las sesiones en el estudio. Esta edad es muy fotogénica ya que empiezan a aguantarse sentados, a gatear, o reptar. Son todo movimiento, ríen con cualquier gesto de los padres …

Y cuando empiezan a caminar? Comienza la imaginación para conseguir captar en una sesión la esencia del niño en aquella época. Siempre nos adaptamos a cada edad porque todas son interesantes de inmortalizar. Los cambios de ropa, los juguetes favoritos o algún juego familiar son buenas herramientas para lograr un buen resultado y, sobre todo, que los niños y toda la familia disfrute de una experiencia divertida y única.