Ya tienen tres años … sólo tienen tres años

tanit_marius_parcLa escuela de mayores. Después de un año buscando la opción idónea para nuestra familia para escoger centro educativo y pasar por el vía crucis de visitas, inscripciones, sorteos y matrículas llegó septiembre. Un mes sinónimo de cambios a nivel personal, familiar y logístico. En la guardería ya somos unos “veteranos”, nos conocemos su funcionamiento y “sólo” sufrimos por una adaptación que nos costó mucho a todos. Pero la entrada en P-3 fue un lanzamiento de trampolín. Y la verdad es que nuestra pequeña lo ha llevado genial y sin trabas. Adaptándose a los horarios progresivos, desayunando con fiambrera, comiendo con bandeja metálica y durmiendo en una hamaca de 1,50.

A principio de curso tuvimos la reunión con las maestras que cuidan de ella. Fue una lección de entusiasmo colectivo. Y no, no nos hablaron de fichas ni de aprendizajes de lengua y matemáticas. En las clases Xarranca y Salta corda se aprenden valores y se asientan hábitos. Qué tarea más dura tienen las maestras por delante. Estaba allí y pensaba que muchos adultos deberían volver a aprender estas lecciones de vida tan importantes.

Juegan, cantan, bailan, se pelean, hacen psicomotricidad, masajes, talleres de luz, pequeñas ágoras en forma de círculo, juegos matemáticos y cada semana la acaban con una sorpresa final, el regalo de los viernes. Qué idea más buena, no? Un regalo no material, un regalo como vivencia que se llevarán a casa y les ayudará a volver a la clase el lunes con buen ánimo. También hay dos mascotas que los niños nos llevan a casa y que vuelven a la escuela con un montón de experiencias vividas. Cuando lo explican a sus compañeros, estarán haciendo su primera exposición en público, con tres / cuatro años!

De la primera reunión los padres salimos también con deberes. Embelesados, y sentados en minúsculas sillas que de 9 a 16.30 ocupan nuestros pequeños, escuchábamos algunas ideas para ir todos a una. El trabajo de la escuela y la casa deben ir juntas. Debemos remarcar a nuestros pequeños la importancia del respeto, el valor de las pequeñas cosas, escoger cuáles son los no necesarios y disfrutar de los ratos que podemos compartir con ellos. También debemos decirles que son fantásticos y ayudarles en sus avances ofreciendo siempre una mano pero no el brazo entero.

Ahora, tres meses después hemos vuelto a sentarnos con la profesora. Ha sido una conversación muy agradable que nos ha permitido imaginar que veíamos en nuestra pequeña por un agujerito. Nos han vuelto a poner deberes para toda la familia, hemos pactado estrategias para solucionar algún tema, nos ha dado consejos e ideas para hacer actividades en caso y, sobre todo, hemos pasado un rato buenísimo charlando sobre educación, relaciones y aprendizajes.

Porque ya tienen tres años, pero sólo tienen tres años.

Esta entrada fue publicada en Hermanos y hermanas, Nosotros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>